Qué es la Terapia de Juego

El juego es el medio natural de autoexpresión, experimentación y aprendizaje para el niño. En el ambiente de juego, el niño fácilmente puede relacionarse con los juguetes y “jugar” sus preocupaciones con ellos.

Representar a través del juego es la medida de auto-curación más natural

El juego es para el niño el canal de comunicación y expresión. Y es a través de este que le permite una liberación catártica de sus sentimientos, frustraciones, miedos y confusión. Las experiencias de juego son renovadoras, sanas y constructivas en la vida de un niño.

Como adultos podemos comprender el mundo del niño mediante la observación de su juego, y podemos relacionarnos de modo más fácil con él a través de las actividades de juego que por medio de un diálogo verbal.
El juego es la manera en que los niños someten a prueba al mundo y aprenden sobre él. Es la forma de auto-terapia del niño mediante la cual con frecuencia se llega al centro de las confusiones, ansiedades y conflictos.
Es tan importante el juego para el desarrollo sano del niño que se convierte en una función vital. Más que una actividad frívola, despreocupada y placentera, como la mayoría de los adultos lo ven.
El juego es el lenguaje simbólico del propio del niño y utiliza el juego para formular y asimilar lo que experimenta en su vida.

El juego reduce eventos atemorizantes y traumáticos, alivia la ansiedad y el estrés. Jugando, el niño aprende del mundo y sus relaciones, somete a prueba la realidad, explora emociones y roles. El juego le permite al niño expresar la agresión y los sentimientos más profundos.

Al expresar abiertamente en el juego sus emociones y conflictos, se da cuenta del poder interno que tiene de pensar por sí mismo, tomar sus propias decisiones y generar sus propias historias.
El juego es la participación íntima y dinámica del niño en su mundo físico y humano. Cuando un niño juega, toca la esencia exquisita de la vida con la imaginación, la expresión, la expansión y la auto-realización.

Al utilizar el juego como un modo auténtico de expresión, podemos entender el juego del niño como una comunicación simbólica que refleja su historia personal, sus vivencias actuales, el sentido de sus relaciones humanas, su nivel de desarrollo y los elementos inconscientes que es incapaz de hablar.
La Terapia de Juego se ocupa de los sentimientos de los niños, no solo de su conducta; es una oportunidad que se le da al niño para “jugar” sus sentimientos, necesidades, conflictos y problemas. En una relación única con un adulto objetivo –terapeuta- que lo acepta y que no se encuentra involucrado en otros aspectos dentro de la vida del niño.
Dentro de la Terapia de Juego el niño representa continuamente todas las vivencias y conflictos, estas representaciones son utilizadas para ayudarlo al entendimiento, a la maestría de sus emociones y a su desarrollo. Se enfatiza el punto de vista personal que el niño tiene acerca de sus experiencias convirtiéndolo en su propio agente de cambio y de acción efectiva.
La Terapia de Juego ayuda al niño ofreciéndole nuevos entendimientos, mayor conciencia de sus motivos y afectos, y normalizando sus patrones de desarrollo.
Este enfoque parte de la idea de que en el ser humano hay un impulso natural vital hacia la salud y la autorrealización como resultado de la adaptación.

Este mismo impulso hacia la madurez, la plenitud e independencia es el que crea también aquellas condiciones que llamamos de desadaptación, ya que puede convertirse en una determinación agresiva del niño por ser él mismo sin importar los medios que utilice para lograrlo, o bien de una fuerte resistencia al sentir que su autoexpresión se encuentra bloqueada.
El principio fundamental es trabajar hacia la salud y no contra la enfermedad, esto quiere decir que lo que el niño necesita son oportunidades de crecimiento y desarrollo, no correctivos ni restricciones.
Las conductas de inadaptación y los mecanismos defensivos son la respuesta y adaptación creativa que un niño ha encontrado en una circunstancia concreta para cubrir sus necesidades. La terapia de juego lo ayuda a encontrar nuevas y mejores maneras de adaptación generando más conciencia y responsabilización como caminos hacia un equilibrio más plena.

En su juego el niño: Ejerce su libertad; ensaya lo posible y lo inédito; descubre nuevas facetas; modela relaciones con el medio ambiente; contacta corporal y emocionalmente con la realidad externa; estimula su percepción sensorial y construye puentes entre la fantasía y la realidad.

La Terapia de Juego ofrece al niño la oportunidad de ser él mismo, de aprender a conocerse, para que pueda trazar su curso de acción abierta y sanamente.
A través de este modelo terapéutico, el niño tiene la oportunidad de actuar por medio del juego todos sus sentimientos acumulados de tensión, frustración, inseguridad, agresión, temor, confusión. El poder actuar todos estos sentimientos en el juego ayuda a que emerjan a la superficie para ser expresados abiertamente y así poder enfrentarse a ellos, aprendiendo a controlarlos, a rechazarlos, o a aceptarlos, con esto adquiere una fuerte sensación de valía personal y orgullo de ser quién es.
La Terapia de Juego le facilita al niño la expulsión del conflicto interno de modo natural a través de la descarga emocional. La labor del terapeuta es ser sensible a lo que el niño expresa a través de sus juegos y verbalizaciones y reflejarle de cierta manera esas actitudes para que el niño tome más conciencia de sí mismo. El terapeuta le hace sentir que lo comprende, lo acepta en todo momento independientemente de lo que diga o haga. Así el terapeuta lo estimula a profundizar en su mundo interno haciendo que surja su verdadero Yo.

El respeto a la habilidad que tiene el niño para ser un individuo pensante, independiente y constructivo es el principio básico de este enfoque. El tipo de relación que se establece entre el terapeuta y el niño durante la terapia, es lo que hace posible que el niño pueda revelar su Yo verdadero, incrementando su confianza en sí mismo y su capacidad para extender los límites de la expresión de su personalidad.

Una vez que el niño siente confianza y acepta al terapeuta, lo hace participe de su mundo interno y al hacerlo extiende los horizontes del mundo de ambos.

Cada niño vive en su mundo propio y muy pocos adultos realmente lo comprenden. Los adultos llevan tanta prisa en su vida que no se toman el tiempo para apreciar al niño. Cuando el terapeuta lo hace a través del juego, cambia toda la perspectiva del niño hacia el mundo.
El juego permite al terapeuta ofrecerle al niño nuevos horizontes de su problemática y con esto el niño pueda resignificar los eventos estresantes o traumáticos que lo han traído a terapia.

Qué niños pueden beneficiarse de la Terapia de Juego

Las investigaciones realizadas han concluido que la Terapia de Juego centrada en el niño es un modelo terapéutico adecuado para aplicar en múltiples dificultades de los niños.

Niños que viven situaciones de:
- Baja autoestima.
- Miedos excesivos, fobias, tristeza, preocupaciones, estado de enfado continuo.
- Angustia, inseguridad, retraimiento.
- Comportamientos que se consideran inmaduros para la edad del niño.
- Amigos imaginarios, fantasías, terrores nocturnos.
- Problemas de hiperactividad.
- Conductas que interfieren para hacer amigos.
- Síntomas físicos que no tengan alguna causa médica. Enuresis. Anorexia. Tartamudeo. Somatizaciones sin causa médica
- Dificultad para ajustarse a los cambios familiares. Huidas.
- Depresión. Que hable de que no quiere vivir.

Es especialmente recomendable para niños que han experimentado trauma de diferente origen:
- De nacimiento o postnatal.
- Maltrato físico, emocional o sexual. Ser testigo de violencia familiar o social.
- Ser testigo de maltrato a otros niños.
- Negligencia y abandono.
- Pérdidas y duelos no terminados. La muerte de algún miembro de la familia o de algún amigo. Divorcio o separación de los padres. Adopción.
- Hospitalización. Accidentes. Procedimientos médicos dolorosos y atemorizantes.
- Enfermedades crónicas o terminales.

También es muy útil como parte de un tratamiento interdisciplinario en los casos de:
- Trastornos por Déficit de Atención e Hiperactividad.
- Trastornos del Vínculo y carencias afectivas.
- Trastornos de personalidad y Trastornos psicóticos.
- Otros Síndromes y Trastornos del Desarrollo.

Métodos y Técnicas de la Terapia de Juego

La Terapia de Juego engloba una serie de métodos y técnicas lúdicas especializadas, cuyo objetivo son que el niño encuentre múltiples oportunidades para la expresión y autocontrol de sus emociones, la expansión de la conciencia, el reconocimiento de sus propios recursos y potencialidades, así como la normalización de sus pautas de desarrollo. Todo esto con la guía de un adulto experto en este modelo de trabajo terapéutico, quién le ofrece al niño una relación cordial, empática y afectuosa que le de la confianza necesaria para la superación de los problemas que lo llevaron a terapia.
Entre las principales se encuentran: corporales, sensoriales, de expresión plástica, de musicoterapia, de creatividad, de expresión afectiva, de proyección simbólica, de expresión narrativa, de descarga, de visualización imaginativa, entre otras.

El terapeuta de juego es un profesional especializado que practica con estos métodos y técnicas, y junto a la relación que establece con el niño, lo ayuda a elaborar sus conflictos afectivos, emocionales y sociales.

Actualmente no existe en España ni en Latinoamérica este tipo de profesionales ni de estudios, para tal efecto se ha creado la Asociación Española de Terapia de Juego (AETJ) que tendrá su casa en las instalaciones del Centro Humana y queremos que sea el punto de arranque para difundir este tipo de trabajo en ayuda del niño.

La utilización de la Terapia de Juego en diferentes esferas abre la posibilidad de promover mayor bienestar en la población infantil ya que la pueden aplicar enfermeras y educadores en ámbitos hospitalarios, psicólogos y psicoterapeutas en ámbitos clínicos, orientadores educativos en colegios, trabajadores sociales en el ámbito familiar y terapeutas de atención temprana entre otros muchos campos del bienestar infantil.


El futuro de la Terapia de Juego tiene una gran proyección actual en el mundo como respuesta a las grandes necesidades de la infancia y el CENTRO HUMANA en acuerdo con la ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE TERAPIA DE JUEGO (AETJ) y junto con PLAY THERAPY INTERNATIONAL (PTI) serán el punto de arranque y difusión de este modelo de trabajo terapéutico en España y Latinoamérica, que ha traído mucho beneficio a tantos niños en el resto del mundo.

 

Comments are closed.